"En Yarará la historia de una paciente y su psicólogo muestra como se revierte la relación prototípica de este vínculo, en el que finalmente el dominado logra subyugar al dominante. Pero eso no es lo más innovador de este corto. También asistimos a un juego entre la imagen y los diálogos en off. Lo visual muchas veces funciona como una premonición de lo que el discurso va narrando, haciendo más precisas las acciones y los entornos. La historia de Betina traza un camino que reemplaza la cura psicoanalítica por la cura a través del arte y la performance. Es la historia de una rebelión que deja en jaque al analista quien abrazado a un mapamundi –cual si fuera el dueño del universo que quiere retener y se le escapa– ruega a su paciente, que es como su obra de arte más acabada, que no lo abandone. En definitiva la protagonista está rodeada de discursos: el propio, el de su terapeuta, el de su ex compañera del colegio, el del artista. Esto se pone de relieve mediante la utilización de un recurso muy ilustrativo que es el de la superposición de parlamentos. El corto nos advierte que lo que vamos a ver está basado en una historia real. Sea esto cierto o no, la última secuencia que muestra a una supuesta Betina dando su testimonio para el 8° Congreso de Psicología Mexicanidad y cultura, resulta ser la actriz que el mismo psicólogo convocó para que recree la situación de su paciente, quien ha resuelto desentenderse de su tratamiento. Así, Yarará toma elementos del falso documental y los inserta en esta pieza audiovisual fresca y difícil de encasillar" 

             

Micaela Gorojovsky

ETECTA, ciclo audiovisual

Segunda edición. 2014

 

http://www.eyecta.com.ar/criticas--2.php#.U4X9EFiBPFE